Alguna Navidad tiene que ser la primera en la que los más pequeños de la casa, por primera vez, se planteen la existencia de los Reyes Magos. Momento, en el cual, todo padre debe responder a ciertas preguntas. Una de ellas es “¿existen los Reyes Magos?. Todo suele comenzar con algún comentario del tipo “mis amigas del cole dicen que los Reyes Magos son los padres, ¿es verdaaad?”… y ahí te dejan la bomba, a punto de explotar y tú sin saber si cortar el cable rojo o el azul.

El recurso que os dejamos nos ha encantado por su sinceridad, su delicadeza y el amor con que está hecho. Se trata de una carta escrita por “Los Reyes Magos” y dirigida a todo niño/a que esté empezando a dudar de su existencia. La carta lleva años circulando por WhatsApp, Facebook y páginas webs sobre maternidad e infancia, y se desconoce su autor original.

Podéis adaptarla e incluir los datos personales de vuestro hijo/a de manera que la carta sea personalizada.

Esperamos que os guste:

Hola, (nombre):

Somos los Reyes Magos.

En realidad, lo importante no es que seamos Reyes ni Magos. Lo importante es qusomos unas personas que te quieren, que saben cómo sientes y cómo es tu corazón. Sabemos tantas cosas de ti como tus padres: que te apasiona el fútbol, que te gusta madrugar, que eres un gran flautista, que escribes cuentos sobre dragones, que tienes una profe hueso que se llama Lola, que te gusta hacer bizcochos y empanadillas dulces, que conoces el secreto del cocinero, que tienes una especie de segunda familia en Francia, que tienes un amigo que se llama Miguel (y otro Lucas, y otro Martín…) y una amiga que se llama María…

Sabemos que te esfuerzas en hacer bien las cosas, que intentas no pelearte con tus hermanos (aunque a veces, con Sergio, no lo consigas) y que muchas veces ayudas a papá y mamá. Y sabemos que ya tienes 11 años y… algunos meses más.

Sí, ya eres mayor. Y, por eso, ha llegado el momento de compartir contigo nuestro SECRETO. Cuando un niño deja de ser niño y se convierte en hombrecito, está preparado para guardar nuestro secreto sin decírselo a sus hermanos menores o a otros niños que no lo saben.

Sí, pocos saben la GRAN VERDAD… y, para conocerla, hay que ser capaz de guardar el gran MISTERIO DE LOS REYES MAGOS sin decírselo a los demás. Y es el momento de que lo sepas tú.

Nuestro gran secreto es que… nosotros existimos únicamente en el corazón, en el corazón de todos los papás y mamás del mundo.

La verdad es que no existen los Reyes Magos como personas…. pues no podrían vivir eternamente. Los que ponen tus juguetes por la noche mientras tú duermes son… ¡tus papás! Sí, son tus padres.

Y te ponen juguetes porque creen que durante todo el año te has portado superbien, porque creen que eres un buen chico, un buen hijo, un buen hermano, un buen amigo, un buen nieto, un buen alumno, un buen dibujante, un buen lector, un buen estudiante…en fin, un niño que se merece que sus papás le demuestren lo orgullosos que están de él.

Querido (nombre), tu papá y tu mamá son felices porque tú existes, porque tú eres su querido hijo y no un niño cualquiera. Tus padres son felices porque disfrutan de ti, de tu inteligencia, de tu cariño, de tu manera de ser. Tienes la virtud de hacer felices a todas las personas que te quieren y eso…eso se merece una sorpresa tan grande como la de creer en los Reyes Magos.

Tu hermana (nombre) fue la primera en conocer nuestro secreto, pero tu hermano (nombre) es aún pequeño y por eso no podemos hacerle participar de este gran misterio. Hay que guardar el secreto. ¡Es una gran responsabilidad! Tú, que sí lo conoces, debes ayudarnos a mantener en él la ilusión cada año que ponga sus zapatos bajo el árbol. Cuando sea tan mayor como tú, los Reyes Magos nos encargaremos de escribirle una carta también a él. Contamos contigo para que no se lo cuentes. Le dejaremos creer en los Reyes Magos unos años más.

Un beso enorme de los Reyes Magos y de papá y mamá.