Cada 6 de febrero se celebra el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, considerada una violación de los derechos humanos de las mujeres y niñas. Motivo por el cual, hemos querido publicar este post, para crear conciencia y sensibilizar sobre esta práctica, y así poder colaborar a su erradicación. Actualmente, da la impresión de que es un tema muy poco frecuente y extinguido. Sin embargo, es más habitual de lo que creemos, pues cada año se le mutilan los genitales a tres millones de niñas. La mutilación genital femenina es una práctica que se lleva a cabo en 29 países, principalmente del África Subsahariana, aunque también se practica en Egipto y en algunos países de Oriente Medio. En la mayoría de los casos se practican en la infancia, en algún momento entre la lactancia y los 15 años, ya que hay tendencia a disminuir la edad para que estas niñas no se resistan.

¿Qué es la mutilación genital femenina?

La mutilación genital femenina, consiste en una serie de prácticas que implican la extirpación total o parcial de la zona genital externa de los genitales femeninos. Según la OMS, La mutilación genital femenina (MGF) comprende todos los procedimientos que, de forma intencional y por motivos no médicos, alteran o lesionan los órganos genitales femeninos. Esta práctica es considerada una violación de los derechos humanos de las mujeres y niñas.

 La mutilación genital femenina se clasifica en cuatro tipos principales:

  1. Clitoridectomía: resección parcial o total del glande del clítoris (órgano pequeño, sensible y eréctil de los genitales femeninos) y, en casos muy infrecuentes, solo del prepucio (pliegue de piel que rodea el clítoris)
  1. Escisión: resección parcial o total del clítoris, de los labios menores y de los labios mayores.
  1. Infibulación: estrechamiento de la abertura vaginal para crear un sello mediante el corte y la recolocación de los labios menores o mayores, con o sin resección del clítoris. La infibulación es la que suele tener mayores consecuencias para la salud de la mujer porque queda un orificio muy pequeño.
  1. Otros: todos los demás procedimientos lesivos de los genitales externos femeninos con fines no médicos, y que no se pueden clasificar en ninguno de los tipos anteriores, tales como la perforación, incisión, raspado o cauterización de la zona genital.

¿Cuáles son los peligros de la ablación?

Estos procedimientos no aportan ningún beneficio a la salud de las mujeres y niñas, sino que la perjudica de formas muy variadas. Entre sus complicaciones inmediatas se encuentra el dolor intenso, hemorragias graves, problemas urinarios, daños en los genitales. A largo plazo pueden causar otras consecuencias como fístulas, quistes e infecciones, debido a que las incisiones se llevan a cabo con instrumentos rudimentarios que suelen estar contaminados, como es el caso de cuchillos, navajas y cristales que no están esterilizados; también pueden ocasionar infertilidad, complicaciones del parto y aumento del riesgo de muerte del recién nacido.

¿Por qué se sigue haciendo?

Las causas por las que se perpetra la MGF es porque se considera algo positivo en los lugares donde se realiza, se cumple a modo de ritual, un ritual que consiste en tres fases: Fase I: Parte física, lo que conlleva la mutilación (cortar los genitales). Fase II: Parte cultural, enseñarles a todos el rol femenino. Fase III: Parte social, las propias mujeres promueven la MGF en la comunidad.

Esta práctica no tiene nada que ver con la religión, sino con la tradición. La familia lo vive como algo positivo, beneficioso y necesario, se vive como el paso de niña a mujer.  Esta práctica se sustenta en una serie de creencias o mitos que se sostienen por parte de la población africana que lo practica y que tiene como denominador común la idea de que se trata de algo bueno y beneficioso para las niñas y mujeres.  Algunas de estas ideas son:

  • La MGF se considera a menudo parte necesaria de la buena crianza de la niña y una forma de prepararla para la vida adulta y el matrimonio.
  • La MGF está asociada con ideales culturales de feminidad y modestia, que incluye la noción de que las niñas están “limpias” y “bellas” después de la resección de partes del cuerpo consideradas “masculinas” o “sucias”.
  • La MGF suele estar motivada por creencias acerca de lo que se considera como un comportamiento sexual adecuado, relacionándose los procedimientos con la virginidad prematrimonial y la fidelidad matrimonial.
  • En la mayoría de las sociedades la MGF se considera una tradición cultural, argumento que se utiliza a menudo para mantener su práctica.
  • Cuando es una convención social, la práctica tiende a perpetuarse por la presión social a adaptarse a lo que hacen los demás y a lo que se ha venido haciendo tradicionalmente.
  • La MGF suele estar motivada por creencias como mejora de la fertilidad.

Os dejamos un precioso corto animado con texto y narración de Eduardo Galeano acerca de la MGF